sábado, 27 de marzo de 2010

Jaime Roldós Aguilera


Período de gobierno
Presidente Constitucional; del 10 de agosto de 1979 al 24 de mayo de 1981

Características del entorno
Las elecciones de 1977 y 1978 fueron la fragua donde se forjó la voluntad de lucha de Roldós y Hurtado. Un nuevo Tribunal Supremo Electoral (TSE) fue el instrumento de la vieja clase política, de la oligarquía y del sector golpista de la Dictadura para manipular el proceso de las elecciones. El TSE estaba subpresidido por Rafael Arízaga Vega, conocido y hábil velasquista. La Constitución aprobada por el pueblo en el referéndum del 15 de enero de 1978 fue reformada de hecho por la Dictadura. De hecho, porque estableció en la Ley de Elecciones una disposición "ad hoc" para eliminar la candidatura presidencial de Assad Bucaram. La eliminación de Bucaram dio pie a que Jaime Roldós, candidato a la alcaldía de Guayaquil, pasara a ser el candidato presidencial de la CFP y ocasionó la nominación de Osvaldo Hurtado, director del Partido Demócrata Cristiano, para la vicepresidencia. Constituido el partido Democracia Popular por la fusión de la Democracia Cristiana y del Conservadorismo Progresista, el nuevo TSE no aprobó la fusión. Quedaba así eliminada la candidatura de Osvaldo Hurtado a la vicepresidencia. Para no permitir que la Dictadura se saliera con la suya, Hurtado se afilió a la CFP. Durante la campaña electoral, Jaime Roldós se ganó paso a paso un liderazgo propio y logró independizarse de la tutela de Assad Bucaram. La cuña publicitaria "La fuerza del cambio" pegó bien. La oligarquía intentó convencer a Sixto Durán-Ballén de que renunciara a la candidatura para de esta suerte provocar un vacío jurídico que impidiera las elecciones. Obrando con responsabilidad, Durán-Ballén le dijo "No". A continuación, la oligarquía montó una campaña publicitaria de odio y de terror. En el discurso de cierre de campaña, Roldós calificó a León Febres-Cordero de "insolente recadero de la oligarquía". Roldós-Hurtado triunfaron el 29 de abril de 1979 con el 62 por ciento de los votos válidos. León Febres-Cordero que había amenazado con hacer la guerra si triunfaba el binomio Roldós-Hurtado, habría de cumplir con su amenaza. Pero desde el Congreso y figuradamente.

Principales acciones de gobierno

El Gobierno del Presidente Roldós, procuró la planificación como forma de su peculiar trabajo, se puso en acción el Plan de Desarrollo. Impulsó las obras de sus antecesores, se preocupó de dotar de vivienda a los ecuatorianos más necesitados, como lo hizo en el sector de Durán Guayas. Impulsó como una de sus grandes preocupaciones la educación en todos los niveles. El Plan Nacional de Alfabetización se llevó a efecto en su administración así como el Desayuno Escolar, desde el 4 de febrero de 1980, para combatir la desnutrición escolar, mantener el estado anímico y capacidades intelectuales para recibir los alumnos con mejores resultados la enseñanza – aprendizaje. Otra de sus constantes preocupaciones fue precautelar los bienes del Estado, como la Refinería Estatal Petrolera. Importante impulso brindó a las obras hidroeléctricas nacionales. Un sueño constante fue dotar al país de una importante planta petroquímica. Se construyeron puentes como el de Juncal sobre el río Chota –límite provincial Imbabura Carchi-. Carreteras y caminos vecinales. Locales Escolares, Hospitales, Centros y Subcentros de Salud.

Como había participado en la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo como Presidente del CONADE, una vez asumió la Presidencia de la República, continuó con la realización de las obras emprendidas por el Presidente Jaime Roldós Aguilera, a medida de las posibilidades económicas del país.

El Congreso expidió la Ley de Jubilación de la Mujer a los 25 años de trabajo y sin límite de edad, y la Ley de la Semana Laboral de 40 horas. Duplicó los salarios -a cuatro mil sucres mensuales el mínimo vital- con lo que favorecía a las grandes empresas de capitales altos y baja mano de obra.

El barril de petróleo a 40 dólares y el endeudamiento externo retrasaron el estallido de la crisis económica que se venía en buena medida por la acción del Congreso con el inconsulto aumento salarial, el presupuesto desfinanciado y la negativa a aumentar los impuestos.

En sus veinte meses de Gobierno, Jaime Roldós Aguilera había trabajado hasta más allá del límite de sus fuerzas para ejecutar sus ideales de renovación y reforma.


Estrategias de Comunicación Política

"Mi Poder en la Constitución y mi corazón en el pueblo ecuatoriano". (Mensaje de toma de posesión, 10 de agosto de 1979).


http://www.trenandino.com/presidentes-del-ecuador17.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada